Seleccionar página

Una tarea que frecuentemente se puede dar en las casas es la de cambiar las cerraduras y es que basta solo mirar la habitación en la que te encuentras en este momento, de seguro tienes más de una cerradura a la vista, sea del tipo que sea.
Las cerraduras habitualmente tienden a dañarse y aunque es posible hacerles mantenimiento y en muchos casos se logra repararlas, la solución definitiva siempre será reemplazarla por una nueva. Cerrajeros Urgentes
Pero antes de explicarte como cambiar las cerraduras, vamos a hablar un poco de estas cosas que son importantes que sepas:
¿Qué es una cerradura?
Tipos de cerradura
Método para cambiar las cerraduras tú mismo
¿Qué es una cerradura?
Una cerradura es un mecanismo que normalmente es de metal y se fija a las puertas como medida de seguridad para protegerlas de que no se abran tan fácilmente.
Las más comunes se abren con una llave, pero el arte de la cerrajería ha evolucionado tanto que ya hay cerraduras electrónicas que se abren con claves o con otras medidas, incluso las biométricas que se abren con una huella dactilar o algo similar.
Tipos de cerradura
Cilíndricas: La mayoría de cerraduras funcionan de esta manera. Constan de un cilindro o bombín de pera que donde se introduce la llave, y el mecanismo que lo soporta que le da movimiento al pestillo.
De sobreponer: Quedan, tal como su nombre lo indica, sobre puestas en la puerta, todo el mecanismo es externo y va fijado a la puerta con tornillos o soldadura, según sea el caso.
De embutir: Son las que van dentro de la puerta, como empotradas, para colocarlas hay que abrir el agujero donde se colocará el mecanismo. Normalmente son usadas en puertas de interior y tienen perillas o manivelas.
Tubulares: Es de uso común en baños y habitaciones. Se caracterizan porque tienen un botón o pestaña que sirve de seguro para evitar que el pestillo se desplace.
Digitales: Este tipo de cerradura acaba con el problema de las llaves perdidas ya que se abren con códigos, tarjetas o elementos biométricos como huellas dactilares.
De Máxima seguridad: Vienen reforzadas para evitar que puedan ser abiertas por amigos de lo ajeno. Normalmente tienen un tipo de llave especial y más cilindros que las cerraduras comunes.
Método para cambiar la cerradura tú mismo
En esta sección te explicaremos el método para que puedas cambiar tu mismo una cerradura de embutir fácilmente.
Quita los tornillos de la manivela de la parte interna de la puerta para que puedas retirarla.
Retira la manivela interna y luego la manivela frontal asegurándote de retirar también el cuadradillo si éste no es una pieza integrada.
En el lateral de la puerta, ubica el tornillo que sujeta el bombín, generalmente está más cerca del pestillo y retíralo.
Retira el cilindro, si este es de leva cruzada no podrás retirarlo sin la llave, para lo que tendrás que introducir la llave, girarla un poco y luego retirar el cilindro.
Saca el resto de los tornillos que sujetan el mecanismo y retíralo.
Para colocar la cerradura nueva haz el procedimiento exactamente inverso:
Coloca en el espacio destinado para ello la nueva cerradura, asegúrala con los tornillos a la puerta procurando apretar solo lo suficiente.
Coloca el cilindro, asegurándote de que si es de leva cruzada puedas tener la llave a la mano para enderezarla.
Coloca el cuadradillo y luego sujeta las manivelas con los tornillos que trae la cerradura.
Lubrica todo el mecanismo para que funcione correctamente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies