Seleccionar página

Recuerda que somos Cerrajeros
Siempre queremos que nuestras puertas tengan el mejor acabado a la hora de darle un mano de pintura por eso le dedicamos mucho tiempo para quede perfecta, pero muchas veces nos olvidamos de un gran detalle relevante como es la Bisagra, esa pequeña pieza que forma parte de la puerta y que se encarga de sostenerla y permite además que la puerta tenga movilidad. ¿Entonces, por que dejarla de lado?
Para pintar una bisagra primero será necesario tomar algunas precauciones para no estropear nuestra puerta o mancharla de pintura para eso podemos seguir los siguientes pasos:
Con un poco de cinta adhesiva especial para pintar vamos a colocar unas tiritas alrededor de la bisagra para no manchar es resto de la puerta a la hora de pintar.
Tomamos una lija y vamos a lijar un poco la superficie de la bisagra para remover cualquier irregularidad que tenga la superficie y quede completamente lisa para pintar.
Luego aseamos bien la superficie para retirar el polvo y vertimos un líquido especial que puede ser adquirido en tiendas, para que la pintura se selle bien.
¡Ahora sí, vamos a pintar!
Una vez que hayamos acondicionado bien la superficie a pintar, aplicamos la pintura de nuestra preferencia, podemos combinarla con el color de la manilla de la puerta para que le dé un acabado hermoso y elegante, así solo resta esperar que se seque. Aplica la cantidad de pintura que consideres pertinente, pero no te excedas porque luego podrías tener algunas dificultades para abrir y cerrar la puerta.
Cuando se haya secado la pintura no te olvides de aplicar el barniz para que esta perdure por largo tiempo y se selle completamente, esto le dará un toque de luz y evitara que la bisagra se continúe dañando.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies