Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Las cerraduras de nuestras puertas se encuentran en uso frecuente, es por esto que es muy fácil que se desgasten fácilmente en especial cuando no se les da un cuidado adecuado, los cilindros son una pieza clave en estos, muchos de los inconvenientes o malos ratos que podemos pasar con nuestras puertas son ocasionados por el hecho de que el cilindro está fallando mal o se ha dañado completamente, de allí la importancia de aprender a cuidarlos, veamos qué podemos hacer para lograr esto.
La lubricación es la clave.
Esta es una tares bastante sencilla pero que muchas veces dejamos de lado por creer que no tenemos tiempo o simplemente por no considerarlo importante, pero resulta que es vital para alargar la vida útil de nuestras cerraduras. El material adecuado para realizar este proceso de lubricación es con el grafito en polvo, quizás te preguntes que tiene de malo el aceite para lubricar, el problema con este es que suele dejar residuos que con el tiempo resultan poco positivos para la cerradura en general, pueden comenzar poco a poco a deteriorar todo el mecanismo.
El grafito en polvo por su parte es de más práctica aplicación y no genera residuos, de allí el hecho que cualquier profesional de la cerrajería te recomiende usar este tipo de productos.
¿Cómo aplicar el grafito en polvo?
Algunos envases de grafito en polvo traen consigo una boquilla de aplicación, en estos casos es mucho más fácil, simplemente coloca la boquilla en la entrada del cilindro y presiona para que salga un poco del material, luego introduce la llave y realiza movimientos hacia los lados con esta para que se distribuya el grafito por todo el mecanismo.
La otra forma de aplicarlo es colocando un poco de grafito en polvo en la llave e introducir esta en la cerradura, luego deberás hacer movimiento como los mencionados anteriormente.
Otros datos que debes manejar.
Aunque no se acostumbre la cerradura necesita de un cuidado periódico, generalmente se aconseja que esta se haga cada seis meses aproximadamente, incluso es aconsejable desarmar la cerradura al menos una vez al año para llevar a cabo una limpieza profunda y evitar fallas más adelante. Lo importante es estar atento al funcionamiento de los cilindros o las cerraduras en general, los principales síntomas de fallas son:
Dificultad al girar la llave, cuando un cilindro carece de lubricación es muy probable que te sea cada día más difícil realizar el sistema de apertura de la puerta puesto que la llave no girará fácilmente, en estos casos debes definitivamente usar algún lubricante, recuerda, es mejor que sea grafito en polvo.
La llave no entra, esto puede indicarte también la falta de lubricación o un problema un poco más grave, por ejemplo que dentro del cilindro se haya acumulado gran cantidad de suciedad y residuos que evita que la llave haga un normal funcionamiento.
¿Cómo lograr que nuestras cerraduras duren más?
Es muy simple, a través de un adecuado proceso de mantenimiento, de igual forma puedes tomar las siguiente medidas.
Nunca introducir otros objetos que no sean las llaves dentro de las cerraduras.
No usar las llaves o no introducirlas en el cerrojo si están sucias puesto que el residuo quedará dentro de esta.
No dejes las llaves continuamente dentro de la cerradura.
Desármala al menos una vez al año para hacerle un proceso exhaustivo de engase y mantenimiento general.
Evita el uso de las llaves dobladas o deterioradas puesto que pueden terminar de partirse dentro de la cerradura.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies